Páginas

jueves, 19 de marzo de 2009

la injusticia de tomarse un café

Ayer al final del día, me senté un momento a ver un momento el canal del national geografic; miro encantado las formas que toma la creación, como la vida es indestructible de las maneras más inverosímiles.

Esta vez daban un documental sobre la cría de delfines. Mostraban la forma atroz en que se cazaban, el efecto que esto tenía en las manadas de delfines, el sufrimiento que se le infringía para que se acostumbraran a estar hacinados en piscinas, el coste astronómico de los que pagan para trasladarlos a los paises que los usarán como atracción, como gobiernos dan la vista gorda porque reciben beneficios... y un tremendo etcétera. Una insufrible cadena causal que mantiene un negocio que ahora justifican como necesidad de salvar a los delfines, mantener a la industria que mantiene a personas que viven de ello, y las personas mantienen gobiernos que mantienen a estas empresas, que supuestamente tienen por objetivo proteger algo que destruyen. Ya sabes. Pero lo que hay que ver es que este ejemplo sirve para todo, desde el cultivo de café hasta el incumplimiento de los derechos humanos. Fíjate bien: mira cualquier actividad que el mundo sostenga para poderse sustentarse: el café que tu te tomas cada mañana lleva el sello de la muerte de niños hombres y mujeres que han sacrificado su libertad para que te lo puedan traer de colombia y te lo tomes por sólo 1 €uro. Pero no te agobies, dejarlo de beber no es la solución, porque ni el café ni nada que este mundo haga es el problema.

Lo esencial es ver como esta cadena causal es un entretejido que forma una red que mantiene atrapado al mundo en la intención de resolver sus propios efectos fragmentados: es indispensable reconocer que la matanza de delfines proviene del mismo error que la ablación de clitoris o el racismo, que la guerra de iraq de la misma injusticia de las explotaciones de café... Y sobretodo, que resolver un sólo síntoma de la enfermedad del ser humano, es sanarlo completamente. porque no existe tal cosa como una solución aislada al problema del mundo. ese es justamente el problema, la ilusión que esta fragmentado en varios y diversos conflictos. Que hay que abordarlos en diversos frentes

Cualquier lucha social si es honesta es digna, y ciertamente llevará a cada uno a su destino, al llevarle al reconocimiento inescapable que si hay sólo un Problema debe haber sólo una Solución. Pero como decía mi abuelo: si por haber tomado un veneno estás sediento, en vez de beber cantidades ingentes de agua, mejor eliminar el veneno de la sangre. El veneno es siempre el mismo

2 comentarios:

MORGANA dijo...

Siempre eligo una frase de Gandhi
"Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales"
Desde hace muchísimo tiempo, una de las tradiciones más importantes para los habitantes de las islas Feroe (pertenecientes a Dinamarca, país “desarrollado”) es la brutal y sangrienta matanza de las ballenas calderón.
Se sigue experimentando con animales, se sigue cazando, asesiando focas, osos, linces, monos, gorilas...
ésta es la muestra de nuestra civilización.
Adoro a los animales y cada día me alejo más del ser humano, creeme.

jonàs :D dijo...

pero no te olvides q el ser humano no es una animal mas, es la suma de todos ellos: debe ser la unidad del mundo que ha creado, su salvacion