Páginas

jueves, 6 de enero de 2011

Ayuda humanitaria

Cuando ayudamos a los demás empatizando con su sufrimiento estamos defendiéndonos psicológicamente de nuestra culpa. Hacemos que el sufrimiento de los demás sea real para todo el mundo.
Si percibes a alguien débil, haces su cuerpo real y lo conviertes en algo vulnerable a la muerte. La verdadera respuesta amorosa es reconocer que el Amor es la única Curación. En Su Fortaleza está la Visión de la Vida Eterna y el reconocimiento de la realidad del Ser.



1 comentario:

Dayana dijo...

Profundo...esto da para mucho.Dejaré que penetre y haga su trabajito por mis adentros.

Besos