Páginas

domingo, 5 de diciembre de 2010

Porque yo tampoco sé

Yo te atiendo como a mi mismo, y nunca nunca me parecen tus dudas, pesquisas o interrogantes ni absurdos ni insignificantes. Mis pensamientos no son más importantes que los tuyos.
 
A veces los medito y te busco en la pregunta, otras veces me pregunto tu pregunta y simplemente  sonrío la respuesta. Pero nunca nunca te dejo sin respondernos. 

1 comentario:

Dayana dijo...

Qué lindo y que tierno.

Besos