Páginas

jueves, 14 de mayo de 2009

Un Lugar Seguro

Vienes a mi en busca de asilo. Pero en la Casa de la Esperanza, sólo puedes ampararte si tienes cierta confianza. No puedes ayudarte, pero puedes confiar en quien confía, y así ayudarme a ayudarte.

Estoy preparándote un Lugar Seguro, aunque paradójicamente, tienes que sentirte suficiente segura para aceptarlo; sino se convertirá en un castillo sitiado por tus miedos. No es un fuerte donde debas esconderte, sino el lugar donde encontrarás tu propia fortaleza. La mansion de tu Padre, Su Provisión Inagotable.

Vienes en busca de asilo, pero yo te ofrezco un hogar, no un exilio. Quiero que el mundo sea tu hogar, porque puedas entrar y salir de él según se te indique. Vienes a mi porque te ofrezco una alternativa a tu exilio, no una escapatoria furtiva, fugaz o disuasoria.

Vienes a mi, y haces bien, porque yo he encontrado un Lugar Seguro, en Ti.

3 comentarios:

Laura-Sujami dijo...

Realmente es verdad lo que cuentas. De nada vale que tengas un refugio para alguien si sigue esdudado en sus miedos, pues por gran hogar que sea, con todas las protecciones que pueda tener no sirve para nada ya que el miedo se encuentra en su interior.
Muy bueno.

Un abrazo, Laura.

Fata Morgana dijo...

¿Y si no tuviera un hogar, qué?

jonàs :D dijo...

Tu eres el Hogar mismo, estabas en tu Casa, y saliste a buscar un Camino para ir a ella. Retrocede sobre tus pasos. No te alejes mas con tus certezas. La verdad solo puede ser experimentada